NUEVOS DATOS DEL DOLOR NEUROPÁTICO

NUEVOS DATOS DEL DOLOR NEUROPÁTICO

1 diciembre, 2019 0 Por Rene Davila
Ambos canales presentan una actividad diferencial.

Bestrofina-1 importante en algunos casos de este dolor.

Moléculas capaces de bloquear a uno de los canales de cloruro involucrados en este dolor.

Fuente: Cinvestav

El dolor en general cumple una función de alarma, le avisa al organismo de la existencia de un estímulo nocivo, una lesión o enfermedad. Pero en el de tipo neuropático, por la hipersensibilidad que produce frente a situaciones que no deberían ser dolorosas, es considerado una patología. Las señales neuronales, capaces de controlar las sensaciones y procesar la información en el cerebro, dependen de la corriente eléctrica que se genera en el cuerpo con el movimiento, a través de diversos canales, de iones inorgánicos, (sodio, potasio, calcio y cloruro).

Ante lesiones en el sistema nervioso se genera un desbalance en la activación-inactivación, y en la expresión (cantidad de iones) de estos canales en el sitio en donde se encuentra el daño, explicó Guadalupe García Pérez, egresada del Departamento de Farmacobiología del Centro de Investigación y Estudios Avanzados (Cinvestav). Lo anterior conlleva a una mayor sensibilidad de los estímulos externos por parte del organismo, y se produce una sensación punzante y quemante, síntoma característico de las personas con dolor neuropático.

La investigadora evaluó el papel de dos canales iónicos de cloruro, Anoctamina-1 y Bestrofina-1, los cuales participan en este tipo de dolor. La activación de los canales iónicos de cloruro, dependen del tipo de lesión. Bestrofina-1 podría ser un blanco terapéutico y conducir, una vez se tenga más información sobre él, al desarrollo de analgésicos eficaces en el tratamiento de dicho dolor.

Con el fin de evaluar la participación de los canales de cloruro en el proceso de dolor neuropático, usó dos modelos animales, en uno de ellos los nervios espinales de la región lumbar, que permiten el movimiento y las sensaciones de las extremidades inferiores, tenían un daño moderado (ligados). En el otro, los nervios espinales presentaban una lesión mayor (seccionados). Una parte de su trabajo consistió en evaluar la conducta de dolor en el modelo animal. Posteriormente, a través de técnicas moleculares encontró que, en el caso de los nervios lumbares con daño moderado, la actividad y expresión de Anoctamina-1 incrementó temporalmente. Pero cuando la lesión del nervio espinal era mayor, no mostraba cambios.

Una vez con estos resultados, decidió analizar qué pasaba con Bestrofina-1, y observó que, si el nervio estaba ligado, este canal no tenía una participación relevante; sin embargo, aumentaba su actividad y ésta se mantenía constante cuando el nervio estaba cortado. Entonces, ambos canales presentan una actividad diferencial. Otro aspecto que exploró fue aumentar la expresión de este canal en las neuronas encargadas de detectar estímulos potencialmente dolorosos y, así, simular el corte de los nervios espinales. Después analizó la conducta de dolor en el modelo animal, y a pesar de no haber lesión física, se presentaron síntomas de dolor neuropático. Esto sirvió para reforzar la idea de que Bestrofina-1 es un canal iónico con un papel importante en algunos casos de este tipo de dolor.

Please follow and like us: