PROYECTO PARA COMBATIR EL SARGAZO

PROYECTO PARA COMBATIR EL SARGAZO

28 mayo, 2019 0 Por Rene Davila
el aumento en las desembocaduras de ríos, generan zonas muertas en los océanos.

Investigan la composición bioquímica de la macroalga.

Necesidad de participación interinstitucional y multidisciplinar para combatir este problema social, económico y ambiental.

Fuente: Ibero

La Universidad Iberoamericana (Ibero) investiga la composición bioquímica del sargazo, con el objetivo de encontrar una aplicación que contribuya en su disminución en las playas de Quintana Roo, donde se registran importantes impactos sociales, económicos y ambientales ante la llegada masiva de esta macroalga. Lorena Pedraza, investigadora y docente del Departamento de Ingeniería Química, Industrial y de Alimentos, platicó que desde hace meses ella y un grupo de alumnas diseñaron un procedimiento para obtener carbohidratos estructurales de la alga, como el alginato y el fucoidano, las moléculas más grandes que tiene el sargazo.

El alginato es una fibra que se utiliza en la industria de los alimentos, así como en la manufactura de moldes dentales; por lo cual, la macroalga podría ser una fuente para la fabricación de estos últimos. Mientras que los fucoidanos son carbohidratos complejos que tienen aplicaciones para uso medicinal. Sin embargo, su uso dependerá del contenido de metales que tenga, pues se estima que absorbe potasio y arsénico, por lo que realizan una serie de pruebas para conocer su composición bioquímica. También varía la estructura molecular, ya que hay especies que acompañan al sargazo durante su trayecto y mezclan sus componentes.

Urge trabajo interinstitucional

Lorena Pedraza resaltó la importancia de hacer pruebas y estudios a fondo con distintas muestras en las que participen varias universidades con sus métodos. Por esta razón, la experta abogó para que este tipo de investigaciones sean interinstitucionales y multidisciplinarias, para que no se dupliquen esfuerzos. La universidad lleva la parte química orgánica, bioquímica y biotecnología para la caracterización y extracción de las moléculas. Mientras que investigadores de la Universidad Autónoma metropolitana (UAM) Cuajimalpa trabajan en aislar microorganismos que viven en el sargazo, para aprovechar su capacidad de degradación a través de unas proteínas especiales que tienen. “Esto ayudaría a desdoblar o procesar más fácil el sargazo, la idea es que, si se puedan aplicar los microorganismos para acelerar procesos de digestión”. Ernesto Favela, investigador del Departamento de Biotecnología de la UAM Iztapalapa, trabaja con la producción de biogás y composta a partir de sargazo.

Los contaminantes y el origen del sargazo

Javier Riojas, coordinador de la licenciatura en Sustentabilidad de la Ibero, explicó que las poblaciones de algas como el sargazo están presentes en el fitoplancton marino, pero cuando se localizan en zonas a donde llegan contaminantes se dispara su crecimiento, y llega a ser tan grave el aumento en las desembocaduras de los ríos, que generan las llamadas zonas muertas en los océanos. Son lugares en donde por el acelerado crecimiento de las algas se provoca la muerte de otras especies en el fondo y la parte baja de los mares, debido a que crecen en exceso y obstruyen el paso de la luz hacia el interior del agua, y todos los organismos vegetales no pueden llevar a cabo su labor de fotosíntesis y mueren. Al desaparecer, las especies que dependen de ellos se van y provocan zonas muertas. Se estima que hay más de 200 de éstas en los océanos del mundo. La más grande está en desembocadura del río Misisipi.

Please follow and like us: