EL PATRIMONIO VERDE QUE REGALÓ LA CDMX

EL PATRIMONIO VERDE QUE REGALÓ LA CDMX

5 diciembre, 2019 0 Por Rene Davila
Distintos gobiernos han concesionado desde inmuebles públicos hasta áreas verdes.

Únicamente tienen que solicitar el permiso y el gobierno decide si se los otorga.

A los ricos.

Por Daniel Melchor, de MCCI

Pese a que la población de la CDMX carece del número adecuado de áreas verdes por persona, las autoridades capitalinas han concesionado cuatro hectáreas de una barranca de manera gratuita a varias inmobiliarias de un fraccionamiento de lujo en Santa Fe, y un jardín público, a un contratista del gobierno en Las Lomas. Todo el territorio que se encuentra dentro de los límites de la Ciudad de México, incluso el espacio aéreo y el subsuelo, puede ser rentado por las autoridades capitalinas a discreción.

Bajo la figura del Permiso Administrativo Temporal Revocable (PATR), distintos gobiernos han concesionado a privados desde inmuebles públicos, espacios para publicidad, parquímetros y hasta áreas verdes. Los interesados únicamente tienen que solicitar el permiso y el gobierno decide si se los otorga.

Si naciste en la Ciudad de México es probable que crecieras sin la cantidad adecuada de áreas verdes. De hecho, 8 de las 16 alcaldías están por debajo de los 9 metros cuadrados de área verde por persona, que recomienda la Organización Mundial de la Salud.

Una investigación de Mexicanos Contra la Corrupción e Impunidad (MCCI) encontró que de los más de 200 PATR que ha otorgado Patrimonio Inmobiliario de la Ciudad de México, solo cuatro son concesiones de áreas verdes: dos fueron cedidas a inmobiliarias y a un empresario contratista del gobierno. Uno está cedido gratuitamente a la UNAM y otro a una asociación civil. Sin embargo, los dos restantes abarcan un área verde de casi 6,000 metros cuadrados que solía ser un jardín público, y el último, cuatro hectáreas de la barranca de Atzoyapan, en el poniente de la ciudad.

La barranca concesionada a título gratuito

El complejo inmobiliario Cumbres de Santa Fe, una de las zonas más exclusivas para vivir en la Ciudad de México, está rodeado de barrancas que están catalogadas como suelo de conservación, es decir, que se prioriza el cuidado del área verde. La vista que se despliega desde los departamentos hacia el exterior es precisamente uno de los atractivos principales de vivir en alguno de los desarrollos ubicados en la frontera de las alcaldías de Álvaro Obregón y Cuajimalpa, al poniente de la capital.  De acuerdo con inmobiliarias, en este complejo un departamento de 340 metros cuadrados está a la venta en 18,900,000 pesos, mientras que la renta de uno con 280 metros cuadrados está en 80,000 pesos mensuales.

En el fondo de la Barranca de Atzoyapan corre un río que cruza por debajo del puente Octavio Paz, en Avenida de los Poetas, vía de acceso principal al complejo inmobiliario. Es en esta área donde se ubican cuatro hectáreas que han sido concesionadas desde hace más de diez años al complejo Cumbres de Santa Fe sin tener que pagar un solo peso al gobierno de la Ciudad de México, pese a las altas rentas que cobran por vivir en esos departamentos. El permiso que solicitaron las constructoras del complejo inmobiliario en 2006, fue concedido para “única y exclusivamente para destinarlo como área verde, acceso para vialidad y camino”.

Please follow and like us: